domingo, 11 de enero de 2015

Mini cupcakes de chicle

Pasadas las fiestas, y después de mi última entrada Navideña al blog, vuelvo a la carga con esas recetas que a veces hago pero que por falta de tiempo me quedo con ganas de compartirla con vosotros.
En este caso, hoy os enseño los otros mini-cupcakes que hice por encargo, para el Aniversario de Cristina y Oscar, especialmente pensado para los niños que acudieron a la comida.

Estos, junto con los de Crema de Orujo fueron los dos sabores que le preparé.

Ya tenia ganas de estrenarme con esta pasta de chicle que compré hace algunos meses y no encontraba el momento, pero bueno...... todo llega, por fin iba a estrenarla.


Bufff madre mía !!!! que buenos me salieron, además con sorpresa por dentro y todo jejeje.
Eso es lo que más me gusto de este cupcake "el relleno"

En principio,  pensé en rellenarlo de la misma crema rosa que veis en la foto,  pero no me convencía porque era lo de siempre y yo, tenia que sorprender, como intento hacer siempre.

Un día, paseando por un centro comercial con mi marido y mi hija y ya sabiendo que unos de mis mini-cupcakes iban a ser con sabor a chicle, entramos muy a pesar mio en una de esas tiendas donde venden chuches a granel,  porque Sara siempre convence a su padre para entrar y coger alguna que otra guarrería de esas y a las que yo me OPONGO en su mayoría de veces, porque además empieza a coger y no hay quien le paré, en segundos, que digo en segundos en DÉCIMAS DE SEGUNDOS te llena una bolsa y no te enteras.

Pues una vez fuera de la tienda y revisando la bolsa de chuches, le digo que ni se le ocurra comerse todas las chuches,  porque igual de rápida que es cogiéndolas, es igual de rápida comiéndoselas.
Sara, muy cariñosamente y como tonta no es, (como la mayoría de los niños de su edad) me regala casualmente una de esas bolitas rojizas para apaciguar un poco mi negativa a entrar a estas tiendas, y no porque no me gusten sus productos, que quede claro, si no por todo lo contrario, me encantan las gominolas, sus colores y siempre hecho un vistazo por si veo algo para mis próximas creaciones.

Bueno pues como os iba contando, al meterme esa bolita roja en la boca y masticarla,  lo primero que me vino a la mente fueron aquellos chupachups de la marca Kojak, que iban rellenos de chicle con sabor a cereza ¿os acordais ? (a esos y esas de mi generación).

Bueno pues detrás de ese pensamiento dulce, me vinieron a la mente un montón de recuerdos de mi niñez y de como me pasaba las tardes de verano jugando en el parque del barrio con mis primos y mis hermanos. Con 25 pesetas (pequeña paga que recibíamos algunos privilegiados en aquella época, algún que otro Domingo esporádico y...... si habías realizado algún que otro trabajillo extra en casa como por ejemplo lavarle el coche a tu padre, jejejeje.) pues con esos 5 duros, entrabas en el Kiosco y te faltaban manos para coger todo lo que te habías comprado. Casi se me saltan las lágrimas con aquellos recuerdos.

 Cuando desperté de ese pequeño "Sock" ya tenia en mente como iban a ser mis próximos mini cupcakes de pasta de chicle.
¿Quereis ver como los hice? Pues ale!! A seguir leyendo.


Ingredientes 
(Con esta cantidad te salen unos 48 mini-cupcakes= 2 bandejas de 24 mini-cupcakes)

Bandeja para hornear 24 mini-cupcakes
* 4 huevos XL a temperatura ambiente
* 166 grs de azúcar blanquilla
* 166 grs de harina normal
* 150 ml de aceite de oliva suave
* 30 ml de crema de pasta de chicle
* 1 sobre de polvos gasificantes el tigre o cualquier otra marca que tengáis, o 2 cucharaditas de levadura química (levadura Royal)
* 2 bolitas rojas de sabor cereza (2 bolitas por cada mini cupcake, una para el interior y otra para la decoración exterior)

Para el almíbar de pasta de chicle

* 125 grs de agua
* 125 grs de azúcar
* 30 ml de Crema de pasta de chicle

Buttercream de pasta de chicle

* 150 grs de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
* 150 grs de azucar glass tamizada.
* 30 ml de pasta de chicle.

Modo de preparación

Precalentamos el horno a 175ºC.

Batimos los huevos con el azúcar, hasta que estos blanqueén y espumeén.
Mientras el robot de cocina bate los huevos con el azúcar, nosotros podemos ir tamizando la harina en un cuenco junto con el papelillo blanco del sobre gasificante.
Una vez tamizada la harina con el papelillo blanco reservamos.
Pasamos de nuevo a los huevos. Una vez batidos los huevos con el azúcar, añadimos el aceite poco a poco en forma de hilillo y sin dejar de batir hasta que quede bien integrado.
Seguimos batiendo a máxima velocidad durante 1 minuto para que la mezcla emulsione bien.
Seguidamente añadimos la mitad de la harina y seguimos batiendo hasta que este todo bien incorporado, aquí ya sin batir demasiado, simplemente para que se integré.
Seguidamente añadimos la pasta de chicle. Por último añadimos el papelillo azul, a la otra 1/2 de la harina que nos quedó, mezclamos un poco y añadimos a la mezcla anterior del huevo azúcar y demás, batimos lo justo para que se integre.

Una vez tengamos todos los ingredientes mezclados,vamos llenando las cápsulas unos 3/4 de su capacidad, para que cuando se horneen no se salga la masa de la cápsula.

Horneamos unos 12 minutos (tener en cuenta que son mini cupcakes, si fueran tamaño normal el tiempo seria unos 20 minutos) o hasta que al introducir un palillo en el centro del mini-cupcake salga seco.

Mientras horneamos podemos ir haciendo el almíbar, para ello utilizaremos una cacerola poniendo el agua con el azúcar a temperatura media, cuando empiece a hervir añadimos la pasta de chicle aguantamos cosa de 1 minuto o minuto 1/2 y apagamos, dejando templar.Reservamos


Mini-cupcakes de pasta de chicle horneados y listos para decorar
Una vez sacados del horno, los mantenemos en la bandeja 5 minutos, pasado este tiempo, pasamos a una rejilla para que se enfríen totalmente.

Cuando estén totalmente fríos podemos descorazonarlos para rellenarlos con una esas bolitas rosas con sabor a cereza.

Listo para rellenar
Una vez tengamos las bolitas dentro de mini-cupcake y antes de volverlos a cerrar, los bañamos pero sin pasarnos con el almibar de pasta de chicle que habiamos reservado y que a estas alturas deberia de estar casi templado, para ello rellenamos la jeringuilla "Especial cocinas" y procedemos a bañarlos un poco en el centro del mini-cupcake, seguidamente lo tapamos.



Mini-cupcakes con bolita de cereza en su interior.

Jeringa "Especial cocinas"
 Ahora podemos pasar a realizar el Buttercream de pasta de chicle.

Para ello cogemos la mantequilla que deberá de estar a punto de pomada y la batimos hasta dejarla tipo crema, unimos el azúcar glass y seguimos batiendo durante unos 7 u 8 minutos o hasta que estén ambos ingredientes bien integrados.

Pasados esos minutos añadimos la pasta de chicle y batimos hasta que el último ingrediente este bien incorporado.
El buttercream, adquirira un color rosa claro o color princesa como dice Sara debido a la pasta de chicle. Si queréis subir de tono, podéis añadirle colorante en pasta rosa/fucsia. Yo en este caso no utilicé ningún tipo de colorante porque quería que resaltara la bolita de cereza con la que acabo la decoración del mini-cupcake.

Una vez tenemos listo el buttercream rellenamos nuestra manga pastelera con la boquilla elegida y decoramos el mini-cupcake finalizando la decoración con una de esas bolitas de cerezas utilizadas igualmente que para el relleno.






A los niños les encanto y a los mayores también !!!